miércoles, 27 de diciembre de 2017

Henry David Thoreau

 
-Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente; enfrentar solo los hechos de la vida y ver si podía aprender lo que ella tenía que enseñar. Quise vivir profundamente y desechar todo aquello que no fuera vida… Para no darme cuenta, en el momento de morir, que no había vivido.
-No estoy solo si estoy conmigo mismo.
-El único modo de decir la verdad es hablar siempre con amor.
-El costo de una cosa es la cantidad de aquello que yo llamo vida necesaria para adquirirla, a corto o a largo plazo.
-Encuentro más amigos y parientes entre el liquen de las rocas que en cualquier libro.
-La ley nunca hará a los hombres libres, son los hombres los que tienen que hacer la ley libre.
-Bajo un gobierno que encarcele a alguien injustamente, el sitio adecuado para una persona justa es también la prisión.
-No quiero tanto ahorrar tiempo como derrocharlo.
-Lo que un hombre piensa de sí mismo es lo que determina, o más bien indica, su destino.
-No debe preocuparos lograr más cosas, sean vestidos o amigos. Las cosas no cambian; cambiamos nosotros. Vended vuestras cosas y conservad vuestros pensamientos.
-Quisiera decir de una vez por todas a mis semejantes: en cuanto os sea posible, vivid libres y sin compromiso. No hay gran diferencia entre verse comprometido por una granja o por la cárcel del condado.
-El mejor gobierno es el que gobierna menos.
-Es imposible darle una buena educación a un soldado sin hacer de él un desertor. Su enemigo natural es el gobierno que le entrena.
-El destino de un país no depende de cómo se vote en las elecciones, el peor hombre vale tanto como el mejor en este juego; no depende de la papeleta que introduzcas en las urnas una vez al año, sino del hombre que echas de tu cuarto a la calle cada mañana.
-Tenemos mucha prisa para construir un telégrafo magnético desde Maine hasta Texas, pero puede ser que Maine y Texas no tengan nada importante que comunicar.
-Si nos quedamos en casa y nos ocupamos de nuestros asuntos, ¿quién necesitará ferrocarriles? No montamos en ferrocarril, éste nos monta a nosotros.
-En la misma medida que nuestra vida interior fracasa, vamos con más constancia y desesperación a la oficina de correos. Puedes estar seguro de que el pobre tipo que se aleja con el mayor número de cartas, orgulloso de su abultada correspondencia, no ha sabido nada de sí mismo desde hace tiempo.
-Si no he leído nada, siento que mi día ha carecido de sustancia.
-Os jactáis de gastar la décima parte de vuestros ingresos en la caridad; tal vez deberíais gastar las nueve décimas partes y acabar con ella.
-Lo que importa no es que el comienzo sea pequeño; lo que se hace bien una vez, queda bien hecho para siempre.
(Del autor de Walden o la vida en los bosques, Una vida sin principios, Caminar, Del deber de la desobediencia civil, Un yanqui en Canadá, Un paseo invernal, Musketaquid, Cape Cod, etc.)

viernes, 15 de diciembre de 2017

Joan Fuster: Aforismes

-En moltes coses, però en l’amor particularment, l’experiència pot, o sol, ser un defecte. Per això el primer amor és inoblidable.
-Imagineu-vos un estoic somrient: fóra l’home perfecte.
-Les veritats cal exagerar-les perquè resultin creïbles.
-Una persona que ens estima és un perill permanent.
-¿Sofreixes? Bé, resigna-t’hi. Ningú no ha nascut impunement. Ho diu Sèneca.
-Pensa —sobre tu mateix, sobre el món, sobre qualsevol cosa—, i et sentiràs distint dels altres: la reflexió aïlla.
-Mira de no indignar-te amb ningú perquè siga egoista, malvat o ximple. Tu ets igual que ell. I jo.
-Els llibres no supleixen la vida, però la vida tampoc no supleix els llibres.
-La primera obligació d’un escriptor és de fer-se llegir.
-Les moltes lectures aparten de la vida; les moltes ens hi acosten.
-La Història de la Filosofia és aquell capítol de la Història de la Literatura on s’arraconen els grans llibres il·legibles.
-L’engany consisteix a fer creure algú allò que precisament ell desitja creure.
-La majoria d’edat només s’aconsegueix quan el fill comença a sentir compassió pel pare. Diguen les lleis el que vulguen.
-Les persones felices no tenen memòria.
-Benaurats els tímids, perquè ells s’abstindran.
-Les idees, clares; els sentiments, confusos.
-Corregir i augmentar: això és la cultura.
-Costa poc de llegir, però ¿quant ha costat d’escriure?
-Si tens un fill, ensenya’l a ser lliure. Encara que siga a costa teua. En realitat, haurà de ser a costa teua.
-Endevinar els amics, aquest és el secret.
-¿"Corrupció de menors"? Probablement, fins que un menor no siga degudament "corromput" no esdevindrà adult.
-Primer, escolta-ho; després, no t’ho cregues; finalment, oblida-ho.
-Un dia s’acabarà el món, i la cosa no tindrà la menor importància.
-I la història és, no ho dubteu, un cove pintoresc d’on una persona relativament enginyosa pot traure arguments en defensa d’allò que li plaga.
-La història, com tot en aquest món, serveix primer que res per a passar l’estona.
-Els escèptics són sempre –i per definició– persones raonables: enraonades. Es posen cautelosament al costat de la raó, i per això solent tenir raó. O dit d’una altra manera: dubten, i encerten.
-Para comprender la edad media, no hay nada como poner en marcha el televisor.
-Sóc partidari d’una utopia política sense banderes, sense himnes i sense visques: partidari d’una política sense ingredients irracionals.
-Tota "història", si es vol "història total", ¿no haurà de començar per ser "història local"?
-Mira, tots som jueus respecte d’algú, això ja ho deia el Sartre. L’antisemita, quan no troba un jueu, se l’inventa.
 
 

sábado, 21 de octubre de 2017

El camino de la meditación

"Imagínate por un momento lo que más deseas e imagínate también que no lo consigues. Pues bien, puedes ser feliz sin conseguirlo: eso es lo que da la meditación. La frustración puede elaborarse creativamente, sin resignación. Todos podemos desear cosas, pero a sabiendas de que nuestra realización humana no depende de la consecución de las mismas. En realidad, voy comprendiendo que siempre sucede lo que tiene que suceder. Lo que sucede es siempre lo mejor de lo que podría haber sucedido. El devenir es mucho más sabio que nuestras ideas o planes. Pensar lo contrario es un error de perspectiva y la causa última de nuestro sufrimiento y de nuestra infelicidad. Solo sufrimos porque pensamos que las cosas deberían ser de otra manera. En cuanto abandonamos esta pretensión, dejamos de sufrir. En cuanto dejamos de imponer nuestros esquemas a la realidad, la realidad deja de presentarse adversa o propensa y comienza a manifestarse tal cual es, sin ese patrón valorativo que nos impide acceder a ella misma. El camino de la meditación es por ello el del desapego, el de la ruptura de los esquemas mentales o prejuicios: es un irse desnudando hasta que se termina por comprobar que se está mucho mejor desnudo.
Estamos tan lamentablemente apegados a nuestros puntos de vista que si pudiéramos vernos con cierta objetividad sentiríamos vergüenza y hasta compasión por nosotros mismos. El mundo tiene graves problemas por resolver y el ser humano está, por lo general, embebido en problemas minúsculos que ponen de manifiesto su cortedad de miras y su incorregible mezquindad. El principal fruto de la meditación es que nos hace magnánimos, es decir, nos ensancha el alma: pronto empiezan a caber en ella más colores, más personas, más formas y figuras… En realidad, tanto más noble es un ser humano cuanto mayor sea su capacidad de hospedaje o acogida. Cuanto más vacíos estemos de nosotros mismos, más cabrá dentro de nosotros. El vacío de sí, el olvido de sí, está en proporción directa con el amor a los demás." (Pablo d'Ors, Biografía del silencio, Siruela)

jueves, 13 de julio de 2017

Tres cuartas partes de la humanidad

"Me identifico con los «humillados y ofendidos», entre ellos me encuentro a mí mismo. Y deseo que mi voz sirva para hablar de sus intereses. Es que siempre olvidamos que vivimos en un mundo de gente hambrienta, descalza, enferma, sin perspectiva alguna. Europa, Estados Unidos y un corto etcétera no son más que islotes de relativo bienestar. A mí en cambio me interesa ese mundo que tiene vetado el acceso a la mesa puesta y llena de manjares. Lo tiene vetado ahora y lo seguirá teniendo en el futuro. La vida de esta gente, su pobreza, su humillación y su frustración es lo que me llega más hondo… Por eso mi mirada es un tanto distinta, en el sentido de que cuando llego a África o a Asia soy incapaz de preocuparme por el psicoanálisis o por cosas así. Sólo puedo pensar en que tres cuartas partes de la humanidad llevan una existencia tan miserable que lo único que les interesa es qué comerán el día siguiente, cuando se despierten sin divisar ninguna perspectiva de mejora. Ésta es mi mirada."
(Ryszard Kapuscinski, El mundo de hoy, Anagrama, 2004, pág. 84-85)


jueves, 6 de julio de 2017

¿Por qué motivo estás con tu pareja?


1. ¿Compartís valores, proyectos, ideales…?
2. ¿Te hace crecer?
3. ¿Te sientes seguro/a física y emocionalmente a su lado?
4. ¿La relación está equilibrada?
5. ¿Admiras a tu pareja y, al mismo tiempo, te sientes admirado/a por ella?
Si has respondido no a una sola de estas cuestiones, conviene que te hagas una pregunta más:
¿Volverías a escogerle/a hoy?


lunes, 8 de mayo de 2017

“La ganadería intensiva es insostenible”

Philip Lymbery, director ejecutivo de Compassion in World Farming (CIWF). Tengo 51 años. Soy británico. Licenciado en Biología. Estoy casado y tengo un hijastro, un perro y unas cuantas gallinas rescatadas. El medio ambiente es un sistema de soporte vital para todos.

La carne que comemos
Dirige la organización internacional líder en el bienestar de los animales de granja desde el 2005 y ha conseguido victorias legislativas históricas como la prohibición de las jaulas en batería para gallinas y las jaulas para terneras en la UE. Es profesor en la Universidad de Winchester. En La carne que comemos (Alianza Editorial) nos explica el verdadero coste de la ganadería industrial en cuanto a sufrimiento animal, salud humana y medioambiental sin conseguir el objetivo que originariamente perseguía: alimentar a la humanidad, y nos propone soluciones. “Mantener a los animales en malas condiciones de vida, tratarlos como cosas, repercute directamente en nuestra salud y es una catástrofe ecológica”.

¿Algún día nos avergonzaremos?
 Sí, miraremos atrás y nos preguntaremos cómo pudimos hacerle eso a los animales y a nosotros mismos.

¿Tan grave es la ganadería intensiva?
Es insostenible. Dos tercios de los 70.000 millones de animales que se crían cada año pasan su vida encerrados, hacinados sobre sus excrementos sin acceso a pastos o forraje.

¿Qué comen?
Un tercio de los cereales producidos en el mundo, el 90% de la harina de soja y el 30% de las capturas totales de pescado. En España, el 74% del total de los cereales (incluidas las importaciones) se utiliza para alimentar a los animales.

Parece absurdo.
Los animales de granjas industriales consumen más calorías de las que producen. Convertimos en carne alimentos que deberíamos comer. Si se destinaran las cosechas a los humanos, se podría alimentar a 4.000 millones de personas.

También consumen antibióticos.
Sí, la mitad de los antibióticos que se utilizan en el mundo, lo que constituye un caldo de cultivo para nuevos supermicrobios resistentes a los antibióticos. En España, el 84% de los antibióticos que se usan están destinados a la ganadería.

¿Para prevenir posibles enfermedades?
Sí, profilaxis rutinaria. La OMS advierte que, si no se reduce este uso abusivo, pronto entraremos en una época postantibióticos en la que las enfermedades que ya habíamos erradicado volverán a azotar a la humanidad.

Estamos empezando a verlo.
En el 2009 se registraron 200.000 casos de intoxicación alimentaria por la Campylobacter en la UE, la segunda causa mundial de infecciones gástricas.

Y consumen inmensas cantidades de agua.
La agricultura intensiva es la causa principal del agotamiento del agua en el mundo, se bebe el 70%. Y los granjeros industriales están entre los mayores consumidores de petróleo.

No suena muy bien...
Las consecuencias de anteponer los beneficios a las personas son: nuevas enfermedades, muerte de los campos y miles de millones de personas hambrientas. La mitad de suelo europeo afronta problemas de calidad.

¿Las piscifactorías son más sanas?
Se requieren entre tres y cinco toneladas de peces pequeños para producir una tonelada de peces de piscifactoría.

¿Viven mejor que las vacas y los cerdos?
Viven hacinados en espacios pequeñísimos, con frecuencia padecen cataratas, que les deja ciegos, heridas en las aletas y la cola, e infecciones producidas por parásitos. Un estudio ha revelado que las concentraciones de sustancias químicas son significativamente mayores en las muestras de peces de criadero.

¿Cuáles son las consecuencias de comer carne barata para la salud humana?
Los alimentos de ganadería industrial contienen más grasas saturadas, menos cantidad de omega 3, nutrientes esenciales y proteínas.

¿Por lo que comen y les inyectan?
Sí. A los pollos industriales se los alimenta para que engorden deprisa y produzcan carne con mucha grasa y pocas proteínas. Una porción de pollo de supermercado contiene hoy un 50% más de calorías que en 1970, y 2,7 más de grasa.

Entonces no es bueno ni para ellos ni para nosotros.
Las granjas industriales son inherentemente crueles. Gallinas ponedoras en jaulas tan pequeñas que ni siquiera pueden mover las alas, pollos de engorde que se desploman bajo el peso de sus enormes cuerpos, cerdos y vacas encerradas en gigantescas naves sin vida social y sin acceso a pastos durante toda su vida.

¿Es una tendencia en declive?
Se prevé que en el 2030 al menos el 75% del crecimiento de la producción se produzca en granjas de animales confinados.

¿Hay soluciones alternativas?
Los herbívoros deben pastar, la tierra de labranza y el ganado deben convivir en armonía, así convertimos la vida vegetal que nosotros no podemos comer en alimento comestible. El pescado debe alimentar a las personas y no a los animales de granja. Hace falta políticas que promuevan ese cambio.

El argumento es que no hay comida para todos.
El sistema actual produce alimentos para 16.000 millones de personas. Desperdiciamos la mitad. Y darle a los animales los cereales que podríamos consumir no tiene sentido.

¿Se resiente el medio ambiente?
La ganadería industrial es uno de los principales detonantes de la extinción de especies y contribuye a la contaminación de nitrógeno en el entorno. Los pesticidas son la causa de la desaparición de los insectos polinizadores necesarios para la supervivencia.

La OMS recomienda menos carne.
Sí, y de mayor calidad. La carne barata es mala para el medio ambiente, para los animales y para nuestra salud. La vinculación entre la carne procesada y la carne roja y ciertos tipos de cáncer y cardiopatías está más que demostrada.

¿Qué comeremos?
Entre otras cosas las algas cubrirán las necesidades proteicas de gran parte de la población y se está creando carne artificial a partir de células madre. Hay una retahíla de soluciones que harán que la ganadería industrial forme parte del museo de la crueldad.
 
(Entrevista de Ima Sanchís publicada en La Vanguardia, el 8 de mayo de 2017.)